Aretusa y sus aguas indómitas

En la isla de Ortigia en Siracusa (Sicilia), la incidencia de la luz sobre sus edificios al atardecer es de extraordinaria belleza pero si seguimos las sombras del sol por la vía Picheralli y llegamos a Porto Grande con su fuente de Aretusa y nos fijamos en el color de las fachadas de los edificios que dan al mar, nos trasladaremos a un lugar parecido al Malecón o la bahía de Cádiz.

Aretusa era una ninfa que se transformo en fuente huyendo de las persecuciones amorosas de Alfeo; éste se convirtió en río para juntar sus aguas con las de ella, viniendo desde el Peloponeso por un recorrido subterráneo y llegando a Ortigia, donde finalmente se unieron después de muchos desplantes de la ninfa que no quería saber nada del amante pesado.

Escultura que representa a la ninfa Aretusa huyendo de Alfeo

Cuentan las leyendas que se han lanzado objetos al río Alfeo en Grecia y que sus corrientes los han llevado hasta la misma fuente de Aretusa.
Esta fuente fue la única que existió en la localidad durante la antigüedad y ahora, su visita, sirve como excusa para el viajero que busca entre sus aguas el reflejo de su propia Aretusa y Alfeo.

Artículo completo sobre Sicilia aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s